Aliáte con el sol

Un solo rayo de sol es suficiente para despejar muchas sombras” Francisco de Asís

Amamos el sol, nos anima, es esencial para los huesos, aumenta las defensas.  Pero hay que ser conscientes de los problemas que puede causar si no usamos la protección adecuada. Por eso no sólo debemos proteger nuestra piel cuando vamos a la playa.

El sol está ahí y es el mismo estés donde estés.

Sabemos que la luz solar es la principal fuente de radiación ultravioleta y son estos rayos, junto con los de luz artificial, los que causan daño a nuestra piel, llegando incluso a modificar nuestro ADN.

Estamos acostumbradas a hablar de los rayos UVB pero, realmente, las radiaciones que llegan a nuestra piel son de 3 tipos, conozcamos un poco más sobre ellos:

Rayos UVA: Son las radiaciones silenciosas. No los notamos porque no queman, pero tienen la capacidad de atravesar el cristal y la ropa.  Estos rayos son los encargados de envejecer las células de la piel y pueden dañar su ADN.  Es importante que sepamos que estos rayos son los que producen daño en la piel a largo plazo, como las arrugas, el envejecimiento prematuro y según la American Cancer Society desempeñan un papel en algunos tipos de cáncer.

La mayoría de las camas bronceadoras emiten grandes cantidades de UVA que según se ha descubierto aumentan el riesgo de cáncer de piel. De hecho, según el Journal of Investigative Dermatology son más peligrosos de lo que se creía, debido, en parte, al estrés oxidativo inducido por estos rayos de onda larga.

Rayos UVB: tienen un poco más de energía que los rayos UVA. Estos rayos pueden dañar directamente al ADN de las células de la piel, y son los rayos principales que causan quemaduras de sol y la mayoría de problemas en la piel. Son los que sentimos, directamente, sobre nuestro cuerpo. Notamos su calor. Por este motivo, les prestamos más atención.

Rayos UVC: tienen más energía que otros tipos de rayos UV, pero no penetran nuestra atmósfera y no están en la luz solar. No son normalmente una causa de cáncer de piel.

En resumen, hasta donde sabemos, ningún rayo UV es seguro.

Cuando estamos expuestos al sol por un tiempo prolongado sin la protección adecuada, enseguida, vemos el efecto de este en la piel, enrojecimiento, quemaduras. Pero también el sol a largo plazo produce pérdida de elasticidad (flacidez), manchas, etc.

Por eso, es importante usar cremas de amplio espectro. ¿qué quiere decir esto? Que deberíamos usar cremas que nos protejan de los rayos UVB, los que broncean y pueden llegar a quemar la piel y de los UVA, que penetran más profundamente y, entre otras cosas son los responsables del envejecimiento prematuro.

Estos, además, pueden penetrar muy profundamente en la piel hasta llegar a las células de la dermis y son indoloros. Tienen la capacidad de atravesar el cristal.  Así que, atención a cuando vamos en coche. Tu cara, manos y escote te lo agradecerán.

Lo ideal, durante todo el año,  es usar una crema de tratamiento de uso diario que luche eficazmente contra todos los signos de la edad y, además, combata los efectos nocivos del sol Así además de estar protegida, rejuvenece nuestra piel desde el interior.

Además, ahora que pasamos tanto tiempo al aire libre tomar unas pequeñas precauciones nos ayudará a disfrutar del sol.

  • Evitar exponernos al sol entre las 11:00 y las 16:00
  • Usar gorra, sobrero. Además de proteger nuestro rostro, mantendrá a salvo el pelo ya que el sol reseca la cutícula capilar y nuestro cabello se deshidrata. Usa protectores para el pelo, mascarillas y evita el secador si quieres tener pelazo.
  • Utilizar gafas de sol homologadas, ya que, según la American Academy of Ophtalmology, la luz solar brillante puede incrementar el riesgo de desarrollar cataratas, degeneración macular producida por la edad, etc.
  • Aplicar la crema de protección 20 minutos antes de salir, si esta lleva filtros químicos, ya que es lo que tarda en penetrar en la piel y protegernos. Y nunca debemos olvidarlos de aplicarla en orejas, empeines o nariz.
  • Protege tus labios: Estos, al igual que el contorno de los ojos, tienen la piel muy delicada. Aplica protector labial con un SPF 15 como mínimo.
  • Por favor, no aproveches la crema del año pasado porque una vez abiertas, pierden su eficacia.

Ahora sólo nos queda disfrutar del sol!!!!

 

 

Marta Velasco

Hola! soy Marta Velasco. Enamorada del mundo de la belleza y el cuidado personal. Pero tengo un secreto y quiero compartirlo contigo...No sin mi pinza! Descúbrelo en mis post

Related Posts

4 Discussion to this post

  1. MarySol dice:

    Me ha parecido estupendo.. el aprender cada día cosas nuevas… está en especial es para tenerla muy en cuenta.. muchas gracias guapísima

  2. Pepa dice:

    Muy interesante Marta, muy buenas recomendaciones, ya que normalmente no nos protegemos como deberíamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Stories

Search stories by typing keyword and hit enter to begin searching.