Mis aliados, los probióticos

Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir, Jim Rohn

Ya sabéis que  soy muy emocional y si no lo sabéis os lo cuento yo. Obviamente,  esto me pasa factura, a mí  y a mi sistema digestivo porque todos los sentimientos, nervios, amor, tristeza, felicidad, temor repercuten en él. Por eso, necesito, además de aprender a gestionar mis emociones, mantenerlo en buenas condiciones.

Seguro que habéis oído hablar un millón de veces, en la tele, en la farmacia, en anuncios…de los beneficios que tiene tomar probióticos. ¿Pero sabéis exactamente que son y cuál es su función?

Hoy quiero hablaros sobre lo importantes que son para el organismo.

Los probióticos, cuyo significado es “a favor de la vida”,  son bacterias vivas y levaduras buenas para nuestra salud y más especialmente para el sistema digestivo, concretamente para mantener equilibrada nuestra flora intestinal.

Cuando oímos la palabra bacterias pensamos en algo que causa enfermedades, sin embargo, nuestro cuerpo está lleno de ellas, según tres investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias, se estima que hay 39 billones de bacterias en nuestro organismo y la mayoría de ellas están en el colon. El informe se ha colgado en la web bioRxiv del Laboratorio Cold Spring Harbor

Nuestro cuerpo las tiene de forma natural pero también los podemos encontrar en algunos alimentos y suplementos. Y en este caso, gracias a los probióticos podemos  mantener un intestino sano ya que nos ayudarán a repoblar la flora intestinal que se pierde a diario debido a nuestro ritmo de vida, las prisas, el estrés, antibióticos. De hecho, esto hace que en muchos casos nuestras defensas bajen y quedemos más expuestos a las bacterias nocivas.

¿Cuáles son sus beneficios?

A estos alimentos se les denomina funcionales porque, además de su aporte nutricional, son beneficiosos para nuestra salud. A día de hoy todavía se mantienen investigaciones acerca de la importante labor de estas pequeñas bacterias, ya que los beneficios de los probióticos deben estudiarse en cada especie.

  • A veces, perdemos bacterias buenas de nuestro cuerpo cuando intentamos acabar con las malas. Un ejemplo muy habitual es al tomar antibióticos para una infección. Los antibióticos son indiscriminados y acaban con todas nuestras bacterias, las buenas y las malas. Así que la solución pasa por ayudar a nuestro cuerpo a restaurar las bacterias buenas con probióticos.
  • Además, nuestro cuerpo necesita de un buen equilibrio de bacterias buenas y malas para mantener un perfecto de la flora intestinal. De esta manera, favorecen los mecanismos inmunitarios de la mucosa intestinal, y no permiten las bacterias malas crezcan y se desarrollen.

En general, la mayoría de los estudios apuntan a que los probióticos tomados de forma regular y sostenidos en el tiempo, ayudan;

  • A combatir las diarreas en niños y adultos,
  • En trastornos como enfermedades inflamatorias intestinales o el síndrome del intestino irritable.
  • Ayudan a eliminar toxinas y gérmenes del intestino
  • Ayudan a prevenir infecciones urinarias.
  • Mejoran el sistema inmune, ya que estimulan la producción de glóbulos blancos y de ‘células asesinas’ destinadas a combatir los gérmenes.
  • Previene o mejora las alergias

¿Cómo saber qué probiótico debo tomar?

Existen infinidad de bacterias que se clasifican como probióticos, entonces, ¿cómo se cuál tengo que tomar en cada momento? Bien, te servirá de ayuda distinguir entre Lactobacillus y Bifidobacterium. Verdad que no te suenan a chino estos nombres?

  • Lactobacillus: es quizá el más común. Lactobacillus acidophilus es la bacteria dominante en el intestino delgado, donde se hace la mayor parte de la digestión. Lo vas a encontrar en los yogures y otros alimentos fermentados. Sus cepas ayudan con la diarrea y también a personas que no pueden digerir la lactosa, el azúcar de la leche. (Creo que aún no hemos hablado de la lactosa, tenemos que hacerlo) reparador.
  • Bifidobacterium: Mientras que Bifidobacterium bifidum reside en el intestino grueso donde se procesan los desechos para ser evacuados. Lo encontraremos en algunos productos lácteos. En este caso son añadidos al yogur químicamente, no aparecen de forma natural. Ayuda en la regulación del intestino y alivia los síntomas del intestino irritable.

Las principales fuentes de probióticos son los alimentos de leche fermentada, como el yogur o el kéfir, el tofu, yogur bebible o las chufas.Seguro que, ahora, estás de acuerdo conmigo sobre la importancia de tomar probióticos, en momentos en los que necesitamos regular nuestro cuerpo y, como siempre, no quiero dejar de darte mis recomendaciones.

Después de probar varias marcas me he decantado por su eficacia por los laboratorios Douglas y Lamberts.   ¡Entra en micosmeticaonline.com  para adquirir unos de los dos tipos de probióticos que harán que te sientas genial!

Y no olvides contarme los resultados después de probarlos!

 

 

 

Fuentes:

http://www.nature.com/news/scientists-bust-myth-that-our-bodies-have-more-bacteria-than-human-cells-1.19136

http://www.sepyp.es/pdf/probioticos_y_Salud_humana_sepyp2012.pdf

http://saludbio.com/articulo/suplementos/probioticos-lactobacillus-acidophilus-bifodobacterium-bifidum

 

Marta Velasco

Hola! soy Marta Velasco. Enamorada del mundo de la belleza y el cuidado personal. Pero tengo un secreto y quiero compartirlo contigo...No sin mi pinza! Descúbrelo en mis post

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Stories

Search stories by typing keyword and hit enter to begin searching.