Controlar los pensamientos negativos

“Podemos sentirnos bien con nosotros mismos, a pesar de nuestras circunstancias, o podemos dejarnos llevar por ellas.” Mª Jesús Álava Reyes

Estoy convencida de que todas vosotras con sólo leer el título de mi post,”pensamientos negativos”,  ya sabéis de lo que os hablo.

Es muy común en la especie humana y más tratándose del género femenino (lo siento, tenemos que reconocerlo) mantener diálogos internos con pensamientos negativos. Es decir que, por nada, entramos en bucle. En ocasiones, sentimos que la cabeza va por libre y nos autotortutamos con pensamientos pesimistas. Es tan común, que hasta elaboramos patrones y llega un punto en que no somos ni conscientes de ello.

Sin embargo, nuestro cuerpo sí que lo es y, por tanto, lo sufre. No creas, que esos pensamientos pasan por tu mente sin más…esos pensamientos provocan efectos negativos tanto en tu salud mental y física como en aspectos más visibles: el brillo de tu piel, tu pelo, las ojeras, las uñas…

Normalmente, suelen ser pensamientos que proceden del pasado o del futuro. Algo que ha ocurrido en el pasado y nos ha afectado o algo que “creemos” que va a ocurrir y nos preocupa. Y entrecomillo “creemos” porque normalmente nos anticipamos a los hechos, desvirtuando la realidad y creando monstruos que jamás llegarán a existir. Si condicionamos nuestra vida con nuestros pensamientos, trabajaremos para ser dueños de estos pensamientos.

Ahora bien, diréis…si si si…esto ya lo sabemos, ¿pero…cómo acabo con ello?

He escrito varios post que os ayudarán a trabajar, de forma complementaria, sobre esto; mindfulness, ejercicio, el baile como terapia… , pero vamos a centrarnos en el tema:  5 pautas para detener los pensamientos negativos de tu mente:

  1. No luches contra ellos

Si, esto es fundamental. ¡Quizá sea vuestra primera reacción…intentar detenerlos a la fuerza…pero siento deciros que esto solo provocará que se hagan más grandes!

Pongamos un ejemplo: imagina que te pica un mosquito de esos superpesados y comienza a picarte la picadura. ¿Qué hacemos? ¡Rascarnos! ¿Y qué ocurre? Que cada vez te picará más y más…y entonces entramos en ese momento en el que nos hacemos herida. Cuanto más nos centramos en la picadura y más la rascamos…más nos picará.

Pues ahora imagina que tus pensamientos negativos son esa picadura… cuánto más intentemos paralizarlos y más atención les prestemos…más fuerza cogerán ellos.

Así que, simplemente…! déjalos existir!

  1. Párate y aprende a escucharte por dentro.

Siéntate y pasa un ratito con tus pensamientos. ¡Si! Atrévete a conocer más sobre ellos. Préstales atención durante tu rutina diaria, cuando nos duchamos, nos vestimos, de camino al trabajo. Identifícalos, obsérvalos y reconoce qué es lo que navega por tu mente.

Esto no es fácil, de hecho puede resultar incluso doloroso pero el resultado será muy positivo. Así que es hora de traerlos a la superficie.

Siéntate con un trozo de papel, empieza la conversación, toma notas sobre lo que piensas sin tratar de argumentar o razonar puede ser un buen método de análisis.

Eso sí, fundamental hacerlo solo durante unos minutos, diez cómo máximo…no caigas en la tentación de embarrarte.

Deja el papel en alguno de tus bolsillos durante unos días, mantente cerca de tus reflexiones.

  1. Acepta tus pensamientos

Ahora que ya los reconoces y entiendes por qué están ahí, es hora de aceptarlos. Asume que esos pensamientos están ahí  y  eso no es ni bueno ni malo. No te juzgues. Tus pensamientos son tuyos, forman parte de ti, y sólo son eso, pensamientos. Como dice Eduardo Punset; “si aprendemos a entender la mente, podremos aprender a manejarla”.

Te ayudará decirlos en voz alta. Aprovecha un ratito que estés sola en casa o en el coche y comienza a enumerarlos.

No te importe si te sientes ridícula, ríete! Verás que bien te sientes.

  1. Eleva tu autoestima

Y ahora, es el momento de darle la vuelta a la tortilla y hacer una hueco a los pensamientos positivos. Porque estos hay que trabajarlos. Elabora una lista de afirmaciones específicas, cortas y simples, repítelas tan a menudo como te sea posible:

  • Soy capaz de hacer frente a esta situación.
  • Tengo fuerza para superar los obstáculos.
  • Puedo alcanzar mis metas…
  • El éxito me acompaña en todo lo que emprendo.

Realmente, el hecho de que nos sintamos bien o mal va a depender mucho de nuestro dialogo interior. Si aprendemos a controlar los pensamientos también contralaremos la forma de afrontar nuestra vida.

  1. Medita, respira, relájate: con 10 minutos al día es suficiente, hazlo sentada, en la cama, en el coche…. contrariamente a lo que se piensa, meditar no es dejar la mente en blanco, eso es imposible. Simplemente, nos ayudará a focalizar la mente en la respiración bajando el ritmo cardíaco y haciéndonos conscientes del momento. Existen en internet un montón de meditaciones guiadas gratuitas. Pruébalas.

 

concentrarnos en la respiración

Meditar en casa

Todo esto que puede parecer tan simple y a la vez tan complejo os prometo que es cuestión de práctica. Cómo os decía al inicio, ciertas prácticas como mindfulness o yoga os ayudarán a llevarlo a cabo.

Veréis como, además, al tener más pensamientos positivos tendréis menos molestias físicas y luciréis un aspecto con muchísimo más brillo! ¡No dejemos que nuestros pensamientos nos boicoteen!!!

¿No me creéis? Probadlo, por favor y contadme!

Marta Velasco

Hola! soy Marta Velasco. Enamorada del mundo de la belleza y el cuidado personal. Pero tengo un secreto y quiero compartirlo contigo...No sin mi pinza! Descúbrelo en mis post

Related Posts

6 Discussion to this post

  1. Yo dice:

    Como muy bien dices en tu post Marta, hay que aceptar que esos pensamientos están ahí, sin juzgarnos y…simplemente hay que observarlos e invitarlos a que se vayan.
    Muy buen post

  2. Reyes dice:

    Marta, qué interesante y que cierto pero a la vez que difícil!! Yo hice yoga durante mucho tiempo y es verdad que el pensamiento positivo ayuda un montón, cuando te aceptas y buscas el lado bueno eres definitivamente más feliz. Y es una cuestión de perseverar

    • nosinmipinza dice:

      Me alegro que te haya gustado. Tú lo has dicho, no es fácil, sólo hay que aceptarse, a nosotros y a nuestras circunstancias vitales. Gestionar nuestros pensamientos practicando mucho y no dejándonos llevar por ellos. Un beso y gracias por estar ahi!!

  3. Laura dice:

    Muchas gracias, Marta, me ha encantad o 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Stories

Search stories by typing keyword and hit enter to begin searching.